GO – Nueva York

Odio los típicos tópicos, ¡pero ante éste, caigo rendida!

No puedo evitarlo, siento una total devoción por la ciudad que nunca duerme, por la ciudad que te hace soñar y no puedes dejar de  volver una y otra vez. Y sí, ¡es Nueva York!

Recuerdo perfectamente mi primera vez allí.  Enseguida pensé que no era una de las ciudades más bonitas en las que había estado, pero bastó  un breve paseo para saber que esa era una ciudad especial. Lo que te transmite Nueva York supera a esos grandes edificios que parecen no tener fin.

Me cautivó la sensación de urbe dónde existe todo lo impensable.

Mi primer apartamento fue muy pequeño, y mi segundo, no tan pequeño. Cuando quería más espacio, me encaramaba a la escalerilla que tantas veces había visto en las películas, y subía al tejado, donde tomaba el sol y tenía vistas, aunque decadentes, que me chiflaban. No me importaba ir a la lavandería, cosa que en mi país reconozco no me haría ninguna gracia, ni subir tres pisos sin ascensor.

Me encantaba entrar en las farmacias y perderme en el súper,  rodeada de tantos productos de sabores dispares y nuevos  para mí. Sucumbía a la tentación de los puestos de helados y fruta, y me aficioné a los cafés para llevar. Recuerdo todas las plazas con mucho cariño, especialmente Union Square, supongo por la gran cantidad de perros que siempre la invadían. Times, en cambio, me producía un poco de agobio. Me encantaba recorrer la  5ª y haciendo zigzag, me colaba por Park y Lexington.  Entraba en sus tiendas, pero prefería las del Soho y Nolita.

No llegué a ver las Torres Gemelas, sólo el socavón que dejaron unos desalmados. Llegué justo después de la desgracia y la zona cero era un lugar triste que entre fotografías de la tragedia y nombres de desaparecidos intentaba recomponerse.

Enseguida me hice asidua a Central Park y todas las tardes iba a correr rodeando el lago Jacqueline Kennedy. Desde la parte alta se podía observar el precioso skyline que formaban los edificios del distrito financiero y, si era atardecer y veía como el sol se ponía detrás de los rascacielos, la experiencia era maravillosa.

Desde esa primera vez, no recuerdo la cantidad de veces que he vuelto a Nueva York, pero siempre tengo la sensación de que no será la última.

PARA COMER

Tao, un bistro asiático, ¡dónde podrás encontrar algún que otro famoso!

Morimoto, uno de los mejores japoneses de la ciudad

Buddha-bar, ¡podrás  quedarte a tomar unas copas!

Buddakan, ¡un palacio!

Gemma Restaurant (Bowery hotel)

La Brasserie (Standard hotel)

Barolo, ¡el mejor italiano!

Boathouse en Central Park, ¡con mucho encanto!

Rue 57, ¡simplemente me encanta!

Rosa Mexicano y Los dados, para unas fajitas.

The Campbell apartment, para cocteles en Grand Central.

No olvides el brunch de los domingos….

Cipriani en el Soho, todo un clásico con alguna que otra celebrity. Aunque también tienes opciones más baratas como el Nice Matin o The park nyc restaurant.

Cipriani, Boathouse, Buddakan, Tao

Cipriani, Boathouse, Buddakan, Tao

DE COMPRAS

Patéate todo el Soho, Spring street, Mullberry, Prince.. y pásate por  Nolita. No olvides Madison y la 5ª!

No puedes dejar de entrar en Bloomingdales, Macy’s o Saks!!  Tampoco en mi preferido, Century 21, donde podrás encontrar ropa de diseñadores a precios irrisorios.

También…

SCOOP/ Anthropologie/ Banana Republic/ Jeffrey/ NBA store/ Urban Outfitters/ Victoria’s Secret/ J. Crew…

NO DEJES DE VISITAR…

Sube al Empire State,¡no puedes perderte las vistas!

Ve a la estátua de la Libertdad y pasa por el puente de Brooklyn.

Visita Central Park y acercate al Metropolitan Museum. ¡Tampoco puedes olvidar el Museum of Modern Art!

Admira el Chrysler Building, el Flatiron Building, La biblioteca pública, Grand Terminal o el Rockefeller Center.

 Ah! …

Y si queréis ir a la ópera o al ballet, podéis comprar los tickets y encontrar algún descuento especial, a través de la  web: www.themetropolitanopera.com

Para Broadway, en www.broadway.com

¿QUÉ OS HA PARECIDO??

¿SERÁ VUESTRO PRÓXIMO DESTINO NY?

HAY MUCHO QUE CONTAR SOBRE ESTA CIUDAD,

¡ANIMAROS A COMPARTIR VUESTROS SITIOS PREFERIDOS SI YA HABÉIS ESTADO!

I.A.

I hate the usual topics, but faced with this, I surrender!

I can’t avoid it; I feel a total devotion against  the city that never sleeps, the city that makes you dream and where you can’t stop going back again and again. Right, it is New York!

I remember my first time there. Despite I thought it wasn’t one of the nicest cities I had been, a short walk was enough to know that it was a special place. What New York makes you feel, exceeds these great buildings that seem to be endless.

I was captured by  the feeling of  a large city where all  the unthinkable exists.

My first apartment was very small, and my second, not so small. When I wanted more space, I climbed the ladder I had  often seen in movies, and climbed to the roof, where I get used to sunbathing  and where I had a views that ever decadent, I whistle. I didn’t mind going to the laundry, which in my country I wouldn’t agree, as well as  climb three floors without lift.

I loved  the pharmacies and get lost in the supermarket, surrounded by so many disparate flavors and products new to me. I succumbed to the temptation of ice-cream and fruit stands, and I became fan of  the coffees to take away. I remember all the places with great affection, especially Union Square, I guess because of the large number of dogs that always you could find there. Times, however, gave me a little cramped. I loved to walk around the 5th and zigzagging, I streamed through  Park and Lexington.  I went  into their stores, but I succumbed to Soho and Chelsea ones.

I didn’t get to see the Twin Towers, just  the hollow done by some heartless. I arrived to the city  just after the mishap and ground zero was a sad place between photographs and hundred names of missed people, that was  trying to get dolled up.

 I quickly became a regular at Central Park and every evening I get used to run around the lake Jacqueline Kennedy. From the top it was easy to see the beautiful skyline formed by the buildings of the financial district and, if I was lucky to see the sunset from there, the experience was wonderful.

Since that first time, I forget how many times I’ve been back to New York, but I have always the feeling that never is the last.

WHAT DO YOU THINK?

WILL BE NY YOUR NEXT DESTINATION?

I ENCOURAGE YOU TO SHARE YOUR SECRET PLACES IF YOU’VE ALREADY BEEN THERE!

I.A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: